ANDREA DE ATARDECERES

Separado de ti misma, por la sombra,
por el tiempo y la distancia, por el infinito negro, donde nuestra voz no alcanza”

José Asunción Silva.


Encuentro el poema preciso
Para nombrarte -no dice amor no dice vuelve no dice adiós

El mar está lleno de muertos
Que se pasean por la playa
De ausencias que no retornarán al recuerdo
Mas no de lágrimas no deseo aportar una gota
Al océano lejano de tu no estar...

Con ellas creo mi propia bahía en el límite del escritorio
Que a veces es arena es barco el vacío donde duermes
Y no es necesario el grito
El fuerte deseo de extrañarte como un naufrago.

lasierraelmarylaciudad

El Valle Desde La Colina
por Héctor Rojas Herazo
tomado de su obra periodística Tomo I o II

"No nos quedan ya sino los últimos rastrojitos del año. Por eso tratamos de barrerlos de prisa. Estas últimas horas son como hojas secas en la fronda del almanaque. Son horas sin tiempo. No tenemos interés en vivirlas. Son horas que nos estorban. Que queremos apartar del camino. Queremos barrer la hojarasca de estos minutos. Llegar rápidamente a enero por jugar nuevamente a otro año, a ser otros hombres. Esperamos el primer mes para ajustar cuentas con nosostros mismos. No hay nada más fresco, más seguro de sí, que un hombre en enero. Su balance emocional está al día. El año que se abre a su vista le pertenece por entero. Está trazado a su medida. Lo mira, desde el altozano del año viejo, con mirada de conquistador. Esla tierra prometida. El año nuevo, desde esta colina de la alegría, no tiene arrugas en el terreno, ninguna nube en su cielo alto, claro, despejado. Allí, en aquel recodo, espera una ambición. El aire viene cargado de voces promisorias."

tavocentrismo

si dios es en todas partes
yo soy su centro

punto concéntrico
esfera efímera

360 grados de lo que soy
asimilando biológico
su esencia entorno

sierranevada-santamarta


Y si de repente huyo (de mí)
Como Humbolt tras la cruz del sur
Gamineando América la latina

Solo… mochila terciada
Con el jayo (hoja de coca para mascar) más dulce en la boca
Con pies Tayrona y cabellera larga
Persiguiendo a cada anamaría del sur
En busca de la que vuela
Si escapo de mis pupilas y poros
Y veo y sudo otros soles
Y ciego y tirito otras lunas…

-apartando tus cabellos cortos de tu rostro para el beso-

y si no me bastan las rutas de los mártires
y si te encuentro anónima como te eternizaste
-toda frío ardor toda luz de la sierra-

vivir este mundo me hace daño
teniéndolo todo merezco más
y sin embargo nada requiero que no provenga de vos
porque hasta tu silencio… llena


huyo
sin mi arca del diluvio
a ti cruzdelsur

solomar

Inmerso profundo azul
Rayo de luz diluido en el plancton

Persigo los 200 años de tu tortuga
Acaricio el carey habitado
Que sabe de las playas que yo no
Agallo agua viva escamo ondulante
Corrientes grabadas de ecos de besos

Inmerso bebo la caricia salada
Descubrirte marejadas entre el escaramujo

Tayrona -donde solmontañamareaarena- es un solo suspiro
Y la certeza de tus huellas nuevas
Son cada vez mayores

Baja de la luna cuando esté a punto de tocarte horizonte
Posa sobre esas enormes ovoides pétreas blancas
Y sonríe para que no le falte nada
A la noche encanto

delasierraalaciudad

se asciende... sin importar cómo
el peso de lo que crees necesitar te va cobrando fuerzas y calorías
mas nada se requiere ante la estancia estática de los días entre
la naturaleza de la naturaleza y la condición de lo humano...

canso al camino... luego la espesa llegada te recibe
te aflojas te vacías te volvés arena y te llevan los ríos que todos
bajarían por ti mismo

de regreso sabes y lo sigues creyendo
este estar siempre en el punto verosímil del tiempo
cuando te cae una tarde con su estrella mayor
y la atarraya de astros que puedes o no descifrar

orión es otra puerta
los ojos de la mujer que te mira sin ambición es otra
y le silbo al oído que a las promesas las perdona la distancia

reencuentro una santa marta bella y dulce
como cocada de papaya -quebellito-
y ya no estoy donde la rutina te hace crecer a la fuerza
puedo y me gusta cerrar los sentidos para andarla
a pie o a bicicleta o a brazada marina
para improvizar pasos lo más que la noche me deje

retorno sin afanes
de regreso sentiré al empedrado camino recibirme inocente
traslúcido y lúcido

de regreso soñaré la urbanidad
otra urbe otra ola que podría perderme como el tráfico pico
como el calor absuelto sin segundos

delasierraalaciudadalasierra
deja de ser más que un juego de palabras
de todos modos se asciende
una vez pisada la vía láctea...

laciudadensoledad

me resbala la ciudad llovizna
andenes que son extremidades y se cierran en los abrazos nocturnos
faroles que escandalizan por ingenuos

ir cantando pasito
ignorando las cáscaras del comercio

ir pateando soledades y encerrarse en los nihilismo de un bar
buscarla sin esperanzas y que los sorbos me devuelvan
la amnesia natural que miente...
fotografías fachadas... bah

fotografíame este pedazo cardiaco que cae y rebota aguacero ya

el frío aprieta lento entre las calles del regreso
aunque el viento y las hojas que saltan
-no te hablaré de laberintos esta vez-
me pierdo de todos modos en la gramática de no poder...

resbalo... levito... me dejo caer
la herida del brazo sanará también

pazconquistada

lasierraelmarylaciudad
VERSOS DE UNA PAZ CONQUISTADA

Sé que por el cauce de la poesía
Sólo baja un manantial que horada
Cada palmo de la sierra

Con el baño ceremonial y constante
Me voy vistiendo de blanco y mochilas
Mis pies se van descalzando de sus huellas
De su tiempo y sus laberintos de ciudades

Doy gracia por el poema
En que se convierte mi piel
En que se conjugan mis palabras
Y ofrezco mis latidos
Y confieso los males de mis hermanos los menores
Para pintarme el rostro de cielo y sol sentado en la loma
Para levantarme y lanzar mis manos silenciosas

Sé que por el cauce de la poesía
Sube un solo anhelo sosegado

La utopía no es una metáfora
Que desemboca en el océano lírico

lasierraylaciudad

DE LA COFIA AL FRUTO

En lo hondo no hay raíces, hay lo arrancado
Hugo Mujica

Sé que mi corazón crece.
Su raíz se adentra al igual que sus ramas
En universos diversos que son uno sólo
De la cofia al fruto mi vida trasciende en sus sueños
Mi corazón se infinita, robustece la corteza de venas y arterias y sensibiliza al viento el ramaje de sus metas…
Siendo su sangre la misma salvia de Dios.
De la cofia al fruto hay una niña de tantos años que se llama poesía, resbala y sube en el laberinto de hojas y flores rojas, hay algunas aves y otras ya se han ido; pero en su memoria vegetal, dos o tres árboles flechados sin iniciales ni fechas.
Mi corazón se endiosa en ese árbol doble: al aire y a las entrañas de esta tierra.
De la cofia al fruto serían dos realidades perennes –mi cuerpo trueno y mi alma lluvia-.
Del fruto a la cofia hay presencias sobre la exquisita madurez…
Pero ¿ quién eterniza la nueva semilla ? ¿ cuál invierno o qué verano arrasará con la alegría, cuál hacha, qué fuego o plaga ?
Yo estaré para entonces a salvo en el corazón de la cofia hacia donde por siempre sigue creciendo el árbol, con los frutos saliéndome por la boca.

elmarylaciudad

despierto del sueño donde viajaba con jules verne

-saber bucear aporta otro sentido anmiótico-

la memoria sabe que yo estoy en el lugar correcto...
salgo a la playa; con mis pies de arena me enfrento al pavimento
hecho también de sueños... ah, ah, santamarta
me recibe con un siglo ameno...

descubro en la ciudad de las libélulas
que la sierra es una ballena que me engulle día a día
la ficción está invadiéndome todo y
sé que debo escribir... porque la palabra viva no le gusta a nadie

lasierrahogar

Alrededor del fogón
Abren y cierran el ciclo de su existencia

Cada familia vive por y para él
Cuando cosechan
Cuando crían
Cuando recogen leña
Cuando construyen casas
Cuando procrean sueños

El fogón tres ancianos sabios
Que se alimentan del frío
El fogón ancestral mama que no duerme
Arrullando el cansancio del día de los años

La familia kogui
Abre y cierra su cotidianidad
En ese punto de llegada-partida
Que es el fuego

lasierracruel

Por aquí pasaron
Desde los altos caballos
Hasta los de corazón en la mano
Cada quien buscó lo suyo
Cada quien sembró lo suyo
Cada quien encontró lo suyo
Cada quien se llevó lo suyo y lo ajeno
Desde las máscaras sagradas
Hasta fragmentos de excremento
Cada quien lo suyo
Y dejaron lo que les sobraba
La herida por los caminos
El eco grave en los vientos

Ah
y un dios de repuesto

san lorenzo (pedacito frío de sierra)

desde
donde
ana
es mi
valor
agregado...

lasierradesdeadentro

EN EL LENGUAJE DE LAS BURBUJAS


Una burbuja de agua en el aire
Una burbuja de sangre en el agua
Una burbuja de lágrima en la sangre
Una burbuja de amor en las lágrimas
Una burbuja de sueños en el amor

Una burbuja de clarividencia en los sueños
Una burbuja de aire en la clarividencia
Una burbuja de agua en el aire
Una burbuja de sangre en el agua

El mama (anciano sabio máxima autoridad)
lee en zhatukua (medio de adivinación )

En el lenguaje de las burbujas

Dialoga con las burbujas
en seyzhua (lugar ceremonial en el páramo)




II

Los centros ceremoniales
Arriba en el páramo
Cierran el círculo de la espiral
Que es la sierra

Para ir abriéndose
Más allá de las nieves perpetuas
En el pensamiento de
Los guardianes del universo

lasierra

la sierra llegó a mí desde el sueño de infancia
y ya había recorrido mis lunares y
mis uñas ya habían firmado por los caminos este nombre
que me reconoció desde la ventana de la casa de los abuelos...

abrir esta página indígena como docente desde hace ocho años
cuagula cualquier preconcepción o prejuicio del mundo que me rodea o agobia... y me hace mejor persona... aunque no haya nada diferente a otra cultura... que seamos tan idénticos, etc.

sin embargo, recurro al sentir, a la permanecia de dioses entre la gran montaña que es la sierra y que talló en mí el árbol que crece dentro - hacia arriba cielo, hacia abajo tierra -

desde la sierra insólita que vivo ando hasta el mar y luego hasta la ciudad en un ir y venir que renueva todo

poema

quién si no la piedra para guardar la memoria
en sus centros anidan los misterios

homenaje

esto es un homenaje a los que bajaron descalzos desde las altas cumbres por los caminos sinceros de la sierra nevada de santa marta y jamás retornaron a sus voces... caminos, con los que hoy conversan mis huellas... preguntando, disertando, creando la literatura que se lleva en las venas y provienen de aquellos hombres silenciosos de ropas blancas y cabellos largos...
esto es un intento por acercarme a este siglo hecho de la misma materia con que están hechos los sueños...
encontrarán aquí letras, palabras, frases, párrafos, textos vueltos poemas o relatos o reflexiones que desde un frío teclado fueron pensamiento mios o de otros... pero sin afanes de reconocimientos o efímeras famas...