ANDREA DE ATARDECERES

Separado de ti misma, por la sombra,
por el tiempo y la distancia, por el infinito negro, donde nuestra voz no alcanza”

José Asunción Silva.


Encuentro el poema preciso
Para nombrarte -no dice amor no dice vuelve no dice adiós

El mar está lleno de muertos
Que se pasean por la playa
De ausencias que no retornarán al recuerdo
Mas no de lágrimas no deseo aportar una gota
Al océano lejano de tu no estar...

Con ellas creo mi propia bahía en el límite del escritorio
Que a veces es arena es barco el vacío donde duermes
Y no es necesario el grito
El fuerte deseo de extrañarte como un naufrago.

lasierraelmarylaciudad

El Valle Desde La Colina
por Héctor Rojas Herazo
tomado de su obra periodística Tomo I o II

"No nos quedan ya sino los últimos rastrojitos del año. Por eso tratamos de barrerlos de prisa. Estas últimas horas son como hojas secas en la fronda del almanaque. Son horas sin tiempo. No tenemos interés en vivirlas. Son horas que nos estorban. Que queremos apartar del camino. Queremos barrer la hojarasca de estos minutos. Llegar rápidamente a enero por jugar nuevamente a otro año, a ser otros hombres. Esperamos el primer mes para ajustar cuentas con nosostros mismos. No hay nada más fresco, más seguro de sí, que un hombre en enero. Su balance emocional está al día. El año que se abre a su vista le pertenece por entero. Está trazado a su medida. Lo mira, desde el altozano del año viejo, con mirada de conquistador. Esla tierra prometida. El año nuevo, desde esta colina de la alegría, no tiene arrugas en el terreno, ninguna nube en su cielo alto, claro, despejado. Allí, en aquel recodo, espera una ambición. El aire viene cargado de voces promisorias."

tavocentrismo

si dios es en todas partes
yo soy su centro

punto concéntrico
esfera efímera

360 grados de lo que soy
asimilando biológico
su esencia entorno

sierranevada-santamarta


Y si de repente huyo (de mí)
Como Humbolt tras la cruz del sur
Gamineando América la latina

Solo… mochila terciada
Con el jayo (hoja de coca para mascar) más dulce en la boca
Con pies Tayrona y cabellera larga
Persiguiendo a cada anamaría del sur
En busca de la que vuela
Si escapo de mis pupilas y poros
Y veo y sudo otros soles
Y ciego y tirito otras lunas…

-apartando tus cabellos cortos de tu rostro para el beso-

y si no me bastan las rutas de los mártires
y si te encuentro anónima como te eternizaste
-toda frío ardor toda luz de la sierra-

vivir este mundo me hace daño
teniéndolo todo merezco más
y sin embargo nada requiero que no provenga de vos
porque hasta tu silencio… llena


huyo
sin mi arca del diluvio
a ti cruzdelsur

solomar

Inmerso profundo azul
Rayo de luz diluido en el plancton

Persigo los 200 años de tu tortuga
Acaricio el carey habitado
Que sabe de las playas que yo no
Agallo agua viva escamo ondulante
Corrientes grabadas de ecos de besos

Inmerso bebo la caricia salada
Descubrirte marejadas entre el escaramujo

Tayrona -donde solmontañamareaarena- es un solo suspiro
Y la certeza de tus huellas nuevas
Son cada vez mayores

Baja de la luna cuando esté a punto de tocarte horizonte
Posa sobre esas enormes ovoides pétreas blancas
Y sonríe para que no le falte nada
A la noche encanto

delasierraalaciudad

se asciende... sin importar cómo
el peso de lo que crees necesitar te va cobrando fuerzas y calorías
mas nada se requiere ante la estancia estática de los días entre
la naturaleza de la naturaleza y la condición de lo humano...

canso al camino... luego la espesa llegada te recibe
te aflojas te vacías te volvés arena y te llevan los ríos que todos
bajarían por ti mismo

de regreso sabes y lo sigues creyendo
este estar siempre en el punto verosímil del tiempo
cuando te cae una tarde con su estrella mayor
y la atarraya de astros que puedes o no descifrar

orión es otra puerta
los ojos de la mujer que te mira sin ambición es otra
y le silbo al oído que a las promesas las perdona la distancia

reencuentro una santa marta bella y dulce
como cocada de papaya -quebellito-
y ya no estoy donde la rutina te hace crecer a la fuerza
puedo y me gusta cerrar los sentidos para andarla
a pie o a bicicleta o a brazada marina
para improvizar pasos lo más que la noche me deje

retorno sin afanes
de regreso sentiré al empedrado camino recibirme inocente
traslúcido y lúcido

de regreso soñaré la urbanidad
otra urbe otra ola que podría perderme como el tráfico pico
como el calor absuelto sin segundos

delasierraalaciudadalasierra
deja de ser más que un juego de palabras
de todos modos se asciende
una vez pisada la vía láctea...