delasierraalaciudad

se asciende... sin importar cómo
el peso de lo que crees necesitar te va cobrando fuerzas y calorías
mas nada se requiere ante la estancia estática de los días entre
la naturaleza de la naturaleza y la condición de lo humano...

canso al camino... luego la espesa llegada te recibe
te aflojas te vacías te volvés arena y te llevan los ríos que todos
bajarían por ti mismo

de regreso sabes y lo sigues creyendo
este estar siempre en el punto verosímil del tiempo
cuando te cae una tarde con su estrella mayor
y la atarraya de astros que puedes o no descifrar

orión es otra puerta
los ojos de la mujer que te mira sin ambición es otra
y le silbo al oído que a las promesas las perdona la distancia

reencuentro una santa marta bella y dulce
como cocada de papaya -quebellito-
y ya no estoy donde la rutina te hace crecer a la fuerza
puedo y me gusta cerrar los sentidos para andarla
a pie o a bicicleta o a brazada marina
para improvizar pasos lo más que la noche me deje

retorno sin afanes
de regreso sentiré al empedrado camino recibirme inocente
traslúcido y lúcido

de regreso soñaré la urbanidad
otra urbe otra ola que podría perderme como el tráfico pico
como el calor absuelto sin segundos

delasierraalaciudadalasierra
deja de ser más que un juego de palabras
de todos modos se asciende
una vez pisada la vía láctea...

2 comentarios:

Arianna Castañeda dijo...

no se puede leer
en horario de oficina
la semana pasada estuve nueve horas en el dorado
maldito aeropuerto.

lasierrayelmarylaciudad dijo...

mi oficina es un laberinto de la nada a veces el computador es una ventana un hilo que me hala a una irrealidad tan bacana

los únicos aeropuertos mios son los edredones fríos si hace calor... calientes si hace frío...