sombras...



Santamarta sigue asoleándose con el transcurso de tus ojos mientras yo los miro o simplemente te pego un grito de adiós por esas avenidas insoportables del derretirse la espera… A veces también porque cuando o simplemente porque si pero no… entonces luego digo lo mismo sin decir nada…

La ciudad se consume como vela y tu y yo no estamos para verlo... el calor no nos deja detenernos al filo del orgasmo... seguro que tampoco nos contradecimos, yo iba para el centrocomercial y tu para tus clases de equitación... las granadillas de la mesa aroman tu mirada naúfraga... te la reviento contra el pecho y me confundo con los dulces lunares... ja... una algarabía callejera, desde otro tiempo, celebra apoteósica no sé qué pero conicide... ja ja ja

No hay comentarios.: