put your light on...



por mis venas en maratón
se disputan el corazón
el alcohol y la nicotina...

la mirada cada vez se me pierde
más lejos en la graduación de mis lentes...

esta piel es el reflejo ya
de millares de soles y aguaceros
por los senderos-pasos de
la ciudad, el mar y la sierra
sin descartar la intemperie
de estrellas en colisiones
que tatuaron mi universo de lunares...

se me han perdido
no sólo de la memoria
tantas imágenes-circunstancias
que el presente es mi única evidencia...

como lograrás comprender
eso soy y eso poco queda de este afán
-cambiar ya no lo puedo hacer

dejaría de fumar de beber de andar
de ver menos acá de mis narices
dejar atrás la manía terca del olvido
seguro...

pero
en la irreversibilidad de las cicatrices
te encontrarás con alguién que bien
te quiere que bien...
(abre la pagína ? del libro en tus manos)

fulana en su ropa de letras...



mesa forjada en hierro esclavo... ah y noble
tarde de sábado en la costa que ahora se transita caribe fría
ah y también gris, plomo y modorra

café caliente (de juanvaldez) que se deja fumar
imagen de la nena que lee, no sé qué
a través del ferreo forjado, de la amena jornada
y del cigarro que aroma al tinto

imagen mía que deleita
escribiendo esto y admirándola
en un silencio tan propio como de ella
en su lectura
como de la noche que viene negra y humo
iéndose sola muda
para el lugar donde se pierden
las miradas, los besos, los pasos
del día

aja.. y tú qué ?

olas nocturnas de siete metros
oceáno extraviado y laberinto
qué gota del rocío soy
cuando la tormenta me ignora...

abro mis venas y cesa
amanezco en la arena de playa
con las palmeras burlando al sol

vomito la porción de mí que el mar conjuró
y de allí nace una muchacha de bikini café
para descubrir en las cicatrices
el escaramujo de mi tiempo perdido

-no habrá nombres de la semana para ella-

viene siempre en la telepatia el deseo del beso
o la caricia o la palabra
o la contemplación de un horizonte no fotografiado
y como en el poema lo puedo todo
me invento una felicidad no humana...
como de universo... como de fractal

Horizonte... Alfonso Gumucio Dagrón

He cambiado de piel tres veces
Me ha costado darle la vuelta al mundo
Para llegar al punto de partida
Mis piernas me sostienen mejor
Tengo una cicatriz en el pecho
Más bien una costura, un bolsillo roto
Acceso directo al corazón

Estoy de regreso de mí mismo
Noches enteras buscando una estrella fugaz
Que me conceda un deseo
Nada extravagante
Tan sólo la habilidad de reconocer
La verdad de la mentira

Es otoño aún y los días son largos
La luz se recuesta cálida sobre la montaña
Quiero decir que el horizonte se distingue
¿El horizonte es una línea firme?
¿Es una pintura mural que cambia cada día
Movida por tempestades de color?
¿Hay un atajo para llegar al horizonte?

Quizás sirva de algo haber adquirido
Una cicatriz en el pecho
Una costura de piel y nervio
Una entrada directa al corazón.


*Alfonso Gumucio Dagrón nació en 1950 en La Paz, Bolivia, es escritor, cineasta, fotógrafo y ejerce como especialista en comunicación para el desarrollo.Primero los estudios y luego el trabajo lo llevaron a viajar por Europa, América, Asia, Africa y Oceanía durante los últimos 25 años.

presencia de gustavo arrieta en la feria del libro 2.007


junto a los compañeros del taller literario de la univrsidad del magdalena y la asociación de escritores del magd.


junto al poeta samario jose luis diaz granados


junto a eduardo pueblo y karen arroyo...


fue una estadía estupenda... wilmer meza, rolando bastidas, gustavo arrieta, jhonny ropero, martiniano acosta y eduardo pueblo