Casi...


Letargo de tu llanto negro por fantasmas
vagabundos y míseros. Presiento tus sollozos
en los rincones del silencio cada vez que
bajas la mirada ante el espejo y el ave rapaz
memoriza las noches en los portales músicos
y te espera...

ah tus pobres uñas sin inocencia,
tu largo y rubio cabello remendado, tus pasos de sombra por mi pecho..

1 comentario:

Gustavo Tisera dijo...

Buenísimo tu blog! Voy a pasar seguido por acá. Muy buenas las poesías. Un saludo!