SUEÑO DE INFANCIA... ingenuidades

Por fin ha llegado una factura de servicios públicos con mi nombre y nomenclatura.